martes, 18 de diciembre de 2012

Cosas de Navidad


    El ángel se ha despeñado. Le falló el pié y cayó desde el tejado al barrizal que rodea la choza. Ni tiempo le ha dado a batir las alas.
   José sale corriendo al oír el estruendo y regresa con los ojos llenos de tristeza.
   -Lo que nos faltaba, María. También se nos jodió el ángel.
   Cuando llegan los pastores, encuentran un amasijo de plumas y barro.
   -Dios santo, es más grande que aquel tan viejo de alas enormes que un día apareció en Macondo -dice uno. 
   -Es que la realidad, amigo pastor, siempre supera a la ficción.
   -Mira a ver si este tiene dientes. Si es de tejido celestial no sería raro que fueran de oro. Venga, mira.

   Dentro, María llora porque la aureola que rodea la cabecita de Jesús parece que también se ha fundido.
   -Es que hay años muy perros, mi niña -le dice José-. Anda, no llores y ponte bien el manto, no vayan a venir los Reyes.

Pero el trece llegará a pesar de asteroides y maleficios. Así que felicidades y besos y deseos de cosas buenas para todos.
Abrigaos bien y, si sabéis canciones, cantad.

                                                                                                         Gloria

domingo, 16 de diciembre de 2012

Lecciones del kamasutra

Helena Almeida
                      Con la copa engastada de lapislázuli
                      la espero,
                      junto al estanque, el agua de colonia y la tarde
                      la espero,
                      con la paciencia del caballo preparado para los senderos de la montaña
                      la espero,
                      con la elegancia del príncipe refinado y bello
                      la espero,
                      con siete almohadas rellenas de nubes ligeras
                      la espero,
                      con el fuego del penetrante incienso femenino
                      la espero,
                      con el perfume masculino del sándalo en el lomo de los caballos
                      la espero.
                      No te impacientes. Si llega tarde
                      espérala
                      y si llega antes de tiempo
                      espérala,
                      y no asustes al pájaro posado en sus trenzas.
                      Espérala,
                      para que se sienta tranquila, como el jardín en plena floración.
                      Espérala
                      para que respire este aire extraño en su corazón.
                      Espérala
                      para que se suba la falda y aparezcan sus piernas nube a nube.
                      Espérala
                      y llévala a una ventana para que vea una luna bañada en leche.
                      Espérala
                      y ofreécele el agua antes que el vino,
                      no mires el par de perdices dormidas en su pecho.
                      Espérala
                      y roza suavemente su mano cuando poses la copa en el marmol,
                      como si le quitaras el peso del rocío.
                      Espérala
                      y habla con ella como la flauta
                      con la tenerosa cuerda del violín,
                      como si fuérais dos testigos de lo que os reserva la mañana.
                      Espérala
                      y pule su noche anillo a anillo.
                      Espérala
                      hasta que la noche diga:
                      no quedáis más que vosotros dos en el mundo.
                      Entonces llévala con dulzura a tu muerte deseada
                      y espérala...

                                                                                                                                      Mahmud Darwish

domingo, 25 de noviembre de 2012

Landay, tres


                                               Si la hora no ha sonado, la muerte no vendrá.
                                               Aunque arda el mundo, amor mío, no te asustes.





El suicidio y el canto. Poesía popular de las mujeres pastún de AfganistaN. Versión Clara Janés. 
Ediciones del oriente y del mediterráneo

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Vagabundeos


palabrasdenada. blog

  Me vine al Retiro, estaba tan cansada de trabajar, se me hizo de pronto tan pequeño mi nido. Y aquí llueve y los árboles, todo rojo y amarillo, me van marcando el camino.
No hay gente, solo olor de otoño y esa melancolía que gotea. Pienso en esta libertad y me siento feliz. Aunque la vida sea este continuo tratar de mantenerse en pie a pesar de la incertidumbre. Creo que fue Gide quien dijo que no es la libertad lo que nos acerca a la felicidad, sino la capacidad para aceptar un deber. ¿Vivir?
En el Retiro hay varias rutas de árboles, la de los cipreses de los pantanos, la de los cedros, los tilos, magnolios, moreras. El campito de los almendros. Paseo entre ellos y me acuerdo de un día, hace ya algunos años, que caminaba por aquí. Llovía como hoy y yo iba tan triste porque él no me quería... 

                                                                                                                                                          Gloria  

martes, 20 de noviembre de 2012

Landay, dos

Laura Makabresku
                                  
                                      Aparta el oscuro flequillo de mi frente y besa mi lunar,
                                      es un fruto del paraíso, un amuleto para la vida.





El suicidio y el canto. Poesía popular de las mujeres pastún de AfganistaN. Versión Clara Janés. 
Ediciones del oriente y del mediterráneo

viernes, 9 de noviembre de 2012

...en el mes de los muertos, mis muertos

Julio A.R.
Dónde estarán hoy mis muertos, me refiero a los que aún están vivos. A veces los veo por la calle de esta ciudad tan sombría, diluidos, caminando entre el tráfico y la gente. O en el ascensor, y me sonríen como si me reconocieran. No tengo flores para llevarles, pero su recuerdo me llena el alma de agradecimiento.
Los otros, mis otros muertos, respiran el otoño desde la tierra, ya tranquilos, sin miedo a la nieve, ni a que cubran sus dedos las hojas de los arces, que estos días lo llenan todo de colores. 
Soy lo que soy porque unos y otros me quisieron


                                                                                                                              Gloria 

Landay, uno



                        ¡Aprende a comer mi boca!
                        Coloca primero los labios, luego fuerza dulcemente la línea de mis dientes.




El suicidio y el canto. Poesía popular de las mujeres pastún de AfganistaN. Versión Clara Janés. 
Ediciones del oriente y del mediterráneo

Sobre la poesía


La poesía es algo así en algunas personas durante un cierto tiempo algo en el interior
No tiene nada que ver con nada.



                                                                                                                             Ryszard Kapuscinski




Poesía completa. Traducc. Abel A. Murcia Soriano

Mil caminos


                                           Proyectabas una hermosa y dura sombra
                                           sobre mis días inquietos. Alrededor

                                           de ella la luz se hizo increíblemente intesa.
                                           Mil caminos pasaron en un instante hacia el mar.


                                                                                                                                     Henrik Nordbrandt






 La ciudad de los constructores de violines. Vaso roto Poesía.

Dicen que el alma no existe


                                         Dicen que el alma no existe
                                         pero cuando veo las marcas
                                         que has dejado en la mía
                                         sé que existe:
                                         las colillas de cigarrillos, los círculos que dejó el vaso
                                         los papeles arrugados
                                         las casi borradas marcas de sellos
                                         y las manchas de tinta
                                         hacen visible hasta lo más irreal
                                         al fantasma más transparente.
                                         -Como en una oficina
                                         en la que alguien se ha colado
                                         en mitad de la noche
                                         para redactar un alegato contra Dios
                                         a la luz del anuncio de neón de fuera.




                                                                                                                                                                                 Henrik Nordbrandt



La ciudad de los constructores de violines. Vaso roto Poesía.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Gracias, maestro

 
Montse Álvarez

                                             Tú, cuya mano me ha bañado
                                             de un fuego transparente las espaldas,
                                             cuyos ojos en claros naufragios hundieron
                                             algunos principios elementales de mi alma,
                                             tú eres mi patria.

                                             Tú, que no tienes apellido,
                                             que no sé si eres pájaro o alcándara,
                                             que de todos tus brazos las letras de plomo
                                             cayéndose han ido, como si fueran nueces vanas,
                                             tú eres mis padres
                                             y mi patria.

                                            Tú, que ni tú te acuerdas dónde
                                            tendiste a orear las nubes blancas,
                                            que de tantos amores que tienes confundes
                                            el nombre de todos los días de cada semana,
                                            tú eres mi Dios,
                                             y mis padres
                                             y mi patria.

                                            Tú, que tan dulcemente besas
                                            que el cielo bocabajo se volcaba,
                                             y que no se sabía de quién ya la lengua,
                                            de quién la saliva, de puro sabrosa y templada,
                                            tú eres mis leyes
                                            y mi Dios
                                            y mis padres
                                            y mi patria.

                                           Tú, que apacientas calaveras
                                            por las praderas de la verde África
                                            y a los rojos leones les echas de pasto
                                            las rosas de leche de luna de Nuruquimagua,
                                            tú eres mi ejército
                                            y mis leyes
                                            y mi Dios
                                            y mis padres
                                            y mi patria.

                                            Eres mi ejército y mis leyes
                                            y mi Dios y mis padres y mi patria,
                                            y el ejército y Dios y las leyes todas
                                            las patrias y padres se creen que tú no eres nada:
                                            que no eres nada.

                                                                                                                                                Agustín García Calvo


Agustín García Calvo murió ayer, 1 de noviembre de 2012, en Zamora. 
Canciones y soliliquios. Ed. Lucina

jueves, 1 de noviembre de 2012

Instante

Ángela Menéndez
  
                                                 Me he alejado tanto de mí mismo
                                        que ya no sé decir nada
                                        sobre mí
                                        ni lo que siento
                                        cuando me mojo bajo la lluvia
                                        ni cuando me convierto
                                        en una brizna de hierba seca
                                        quemada por el sol
                                        no sé encontrarme
                                        a mí mismo
                                        describir a este personaje
                                        nombrarlo
                                        asegurar
                                        que               existe 


                                                                                                                              Ryszard Kapuscinski




Poesía completa. Traducc. Abel A. Murcia Soriano

Soseki contestó


Alguien preguntó: "¿Cuál es la verdad cuando una mujer abandona al hombre al que ama? Soseki contestó, colocando la pluma recta en el escritorio y haciendo una pausa: "Cada día es un buen día".

Un poema dice:

Las flores caídas
las arrastró el viento
entre las sombras.

                                                                                      Natsume Soseki

Haikús Zen. Poemas y cartas. Traducc. Ángela Pérez y José Manuel Álvarez Flores. Olañeta Editor

lunes, 29 de octubre de 2012

Qué vida esta...


A  Eva le dio una depresión muy mala y con los pies como los tenía de recorrer los alrededores del paraíso ayudando a su hijo con el ganado. Y, para colmo, Caín empezó con lo de las voces.

                                                                                     Gloria - Termodinámica

martes, 16 de octubre de 2012

Sin nada

José Alejandro Vargas

                                                     Me di entero. Los otros
                                                     construyen el mundo (o eso
                                                     creen). Yo me siento
                                                     en la calle sin nada mío
                                                     y tengo una sonrisa
                                                     triste y una gota
                                                     de blanda ternura en la mirada.
                                                     Me di entero. Me quedan apenas
                                                     corazón, vísceras y un cuerpo.
                                                     Con eso voy viviendo.

                                                                                                                                  Rui Knopfli



Traducción Martín López Vega. www.elcultural.es blogs_comentario/Rima_interna

lunes, 15 de octubre de 2012

Padre...


            -Que dice mi madre que voy a tener que matar a mi hermano con una quijada de burro.
            Adán come pan y suda.  
            -¿Que tu causa, origen y raíz te exhorta a apiolar a tu colácteo con el arco alveolar de un necio?
            -Joder, padre...
          
                                                                                                                           Gloria - Termodinámica

Música estival


Una mosca. Eso era. Toda una mosca. Ágil, esplendorosa, con la cabeza llena de ojos y unas alas irisidas, como gotas de gasolina en el agua.
De sus padres nada sabía. Pero para qué los necesitaba. Las infancias prolongadas, la protección maternal, el calor del hogar eran necesidades de las especies inferiores. Ella pensaba que la superioridad de su especie se basaba en la libertad. Y que la libertad era vivir sin miedo, en un mundo lleno de cadáveres, extensiones sin límite y los inmensos toboganes de las corrientes de aire; vivir sin tener que cumplir expectativas ajenas. La libertad es saber que tu muerte no va a causar ni una sola lágrima. Sí, eso pensaba la mosca.

                                                                                                                                           Gloria - Termodinámica

domingo, 7 de octubre de 2012

El orden del mundo


Antes o después tendría que decírselo. Y con su marido no podía contar. Ella era ya incapaz de entenderle. Anda que ser cuatro y no entenderse.
Por fin se decidió.
Una tarde, cuando Caín regresaba a casa después de recoger el ganado, se encontró con un suculento plato de lentejas.
    -¿Qué celebramos, mamá?
    -Nada, hijo, come.
    -Están buenísimas. Oye, ¿pero a ti quién te ha enseñado a cocinar?
    -Pues no lo sé.  Supongo que es cosa de la manzana. Lo que es parir lo hago con dolor, pero hay que reconocer que, en lo de la sabiduría, la culebra tenía toda la razón, aunque no comprenda del todo lo que sé. Por cierto, Caín, tengo que decirte algo.
    -Dale.
    -Verás, es que parece ser que tienes que matar a tu hermano.
    -¿Yo? ¿Pero por qué?
    -Pues por no sé qué orden del mundo...
    -¡Joder, mamá!

                                                                                                                                       Gloria - Termodinámica

               

Último poema a mi madre


                                               Tu trabajo no tuvo lugar desde la luz.
                                               Lo realizaste desde más atrás,
                                               en la penunbra.
                                               Cansada de ser madre. Deseando un olvido
                                               que tú misma ya habías puesto en orden.
                                               Doy los últimos pasos
                                               por este desolado campamento
                                               de mis poemas.
                                               ¿Desde dónde el amor que me enseñó
                                               una manera honesta de hacer versos?

                                                                                                             Joan Margarit

No estaba lejos, no era difícil. Visor

En el aire


LABUAT. Chichemetralla.com

                                                            En el aire,
                                                           Como se hace en una pizarra,

                                                           Escribir palabras
                                                           Arrancadas de los alrededores.

                                                                                                                                                  Guillevic


Arte poética. Ediciones Fuentetaja. Trad. Pilar González España 

sábado, 6 de octubre de 2012

Más inocencia

Helena Almeida

Pues sí, Eva sueña con lucir su pelo y tener sartenes y bolígrafos y vivir su cuerpo y decidir en él. No tiene ni idea de que en el siglo XXI (el tiempo, un concepto que no acaba de comprender), en un país que se cree civilizado, habrá políticos votados y pagados por el pueblo que dirán cosas así: "Las leyes son como las mujeres, están para violarlas".

Pobriña.
                                                                                                                                        Gloria 

viernes, 5 de octubre de 2012

Inocencia


Después de lo que le ha dicho la culebra, Eva aprovecha cualquier momento para soñar con el futuro. Se toca el pelo e imagina lo que será la crema suavizante. Qué pena, se dice, no haber nacido después,  por lo menos en la edad del hierro, para tener sartenes y cocinas económicas, para formar parte de una humanidad refinada que no esté todo el día de acá para allá con las ovejas, para vivir en casas soleadas y con calefacción. Eva se dice esas cosas mientras se rasca los sabañones. Y los sueños alimentan su fuerza. Se rasca los sabañones y no se le va de la cabeza ese tiempo en el que ser mujer será ya otra cosa.

                                                                                                                          Gloria - Termodinámica

Mi cuervo


                                  Un cuervo se posó en el árbol que hay frente a mi ventana.
                                  No era el cuervo de Ted Hughes, ni el cuervo de Galway.
                                  Ni el de Frost, ni el de Pasternak, ni el cuervo de Lorca.
                                  Tampoco era uno de los cuervos de Homero, impregnados
                                  de sangre coagulada tras la batalla. Era solo un cuervo.
                                  Que jamás encajó en parte alguna
                                  ni hizo nada digno de mención.
                                  Se quedó ahí en esa rama durante unos minutos.
                                  Luego alzó el vuelo maravillosamente
                                  y salió de mi vida.

                                                                                                                       Raymond Carver


Todos nosotros. Bartleby Editores. Tradc. Jaime Priede

domingo, 16 de septiembre de 2012

Poema I de cuerpo y alma


                                                             Mi nacimiento: la puerta bajo los pies 
                                                  del condenado a la horca se abre,
                                                  puerta, puerta, puerta.

                                                 Desde entonces estremecimiento
                                                 el resto de mi vida.
                                                 (Mira a los viajeros y a los amantes
                                                 y verás que es así)


   
                                                                                                                Yahuda Amijai



Un idioma, un paisaje. Tradcc. Raquel García Lozano. Poesía Hiperión

Poema IV de cuerpo y alma


                           Los dientes de leche se han caído. Los dientes de carne se caen.
                           Los dientes de amor, también.
                           Pero mis entrañas y mis palabras todavía se miman
                           unas a otras. Así ha crecido mi vientre.

                                                                                                                                            Yahuda Amijai


Un idioma, un paisaje. Tradcc. Raquel García Lozano. Poesía Hiperión

El destino del pueblo

Gloria/12

                                                Cuando los árboles se mecen
                                                El viento está silbando
                                                Cuando se caen
                                                Un huracán está pasando
                                                Y la gente corre a sus casas.
                                                Cuando caen los dictadortes
                                                Un tornado está soplando
                                                La gente sale de sus casas.
                                                Los dictadores hablan de democracia
                                                Dios los creó y vio que eran buenos.
                                                Y descansó.
                                                Para dejar al pueblo manejar su destino en la tierra

                                                                                                                               Euphase Kezilahabi

Traducción desde el inglés por Raúl Jaime 

sábado, 15 de septiembre de 2012

Primer amor



No quiero que Él nos oiga, no vaya a deprimirse, pero, sabes, no era la felicidad aquello que perdimos.
La felicidad es verte manchada, lunar, furtiva, culebra, diana del pecado. Y que, ocultos a su ojo equilátero, me dejes beber, como ahora, de este nectario que escondes bajo tu hojita de parra.

                                                                                             Gloria -  Microscopios eróticos


Microscopios eróticos - Universidad de Salamanca, 2006

sábado, 8 de septiembre de 2012

El hombre pobre

Teresa SM (alasenazul-teresa.blogstop)

                                              El hombre pobre sacrificó miles de hormigas
                                              Para su última cena.
                                              Vivas, aún sin masticar
                                              Ellas entran y salen
                                              Con pedazos de carne
                                              De su boca ampliamente abierta.
                                              Él murió de hambre antier.
                                              Cada transeunte le arroja una hoja verde
                                              Para evitar la maldición
                                              Pues será enterrado por el ayuntamiento
                                              Bajo ningún nombre.

                                                                                                                           Euphrase Kezilahabi


Traducción desde el inglés por Raúl Jaime